DNA Miracles® Multivitaminas Masticables - Botella (30 comprimidos)

$19.95 USD

Los niños pueden ser melindrosos a la hora de la comida y no obtener de ella los nutrientes que necesitan. Con DNA Miracles® Multivitaminas Masticables usted puede tranquilizarse sabiendo que contiene las vitaminas y minerales esenciales para el sano crecimiento y desarrollo de su hijo. Contiene vitamina D para los huesos, así como vitaminas C y E y zinc como respaldo para el sistema inmunitario.* Estos comprimidos masticables de bayas mixtas harán las delicias de sus pequeños milagros.

Beneficios

Beneficios
  • Como suplemento multivitamínico, aporta nutrientes esenciales para numerosos procesos orgánicos
  • Favorece un funcionamiento inmunitario sano
  • Contribuye a la salud y al crecimiento del sistema óseo
  • Mantiene los dientes y las encías saludables
  • Estimula un crecimiento y un desarrollo saludables
  • Contribuye a la buena salud del cerebro
  • Aporta defensas antioxidantes

Comparar

DNA Miracles® Multivitaminas Masticables brinda a sus hijos las vitaminas y minerales esenciales que necesitan diariamente en una sola tableta con un delicioso sabor a moras, mientras que otras marcas necesitan porciones mayores para aportar la misma cantidad de nutrientes o menos. DNA Miracles® ofrece lo mejor para su pequeño milagro.
Comparar

Detalles del Producto

Detalles del Producto
Los niños pueden ser melindrosos a la hora de la comida y no obtener de ella los nutrientes que necesitan. Con nutraMetrix ®DNA Miracles® Multivitaminas Masticables usted puede tranquilizarse sabiendo que contiene las vitaminas y minerales esenciales para el sano crecimiento y desarrollo de su hijo. Contiene vitamina D para los huesos, así como vitaminas C y E y zinc como respaldo para el sistema inmunitario.* Estos comprimidos masticables de bayas mixtas harán las delicias de sus pequeños milagros.

Preguntas Frecuentes

¿De qué tamaño son las porciones de nutraMetrix® DNA Miracles® Multivitaminas Masticables? ¿Cuántas puede tomar mi hijo en cada ocasión?
Los niños de 2 y 3 años pueden masticar medio comprimido diariamente bajo supervisión de un adulto. El comprimido debe masticarse o triturarse por completo. Los niños de 4 años en adelante pueden masticar un comprimido diario. No son para niños menores de 2 años.

¿Por qué los niños necesitan ingerir un suplemento multivitamínico?
Todos necesitamos vitaminas y minerales porque ayudan a liberar energía a partir de los alimentos y a formar músculos, huesos, sangre y otros tejidos vitales. Los niños necesitan vitaminas y minerales para tener una buena salud y un crecimiento normal. Es importante asegurarse de que los niños reciban todas las vitaminas y minerales que necesitan a diario, especialmente durante la fase de crecimiento. El organismo no almacena todas las vitaminas y minerales esenciales, por lo que es necesario ingerir algunas de forma habitual.

¿Cuáles son las vitaminas y los minerales comunes que los niños no ingieren en cantidad suficiente en los alimentos?
El zinc y las vitaminas A, C y E son algunas de las vitaminas y minerales comunes que los niños no obtienen en cantidad suficiente. El zinc es un nutriente vital para tener un crecimiento y desarrollo adecuados. Las vitaminas A, C y E también son importantes durante la infancia y durante toda la vida.

¿Se recomienda algún momento del día en particular para consumir nutraMetrix® DNA Miracles® Multivitaminas Masticables?

Cualquier hora del día es buena, en general. nutraMetrix® DNA Miracles Multivitaminas Masticables puede consumirse en cualquier momento, ya sea junto con los alimentos o entre comidas. Sin embargo, lo mejor es hacer que su hijo las tome en el mismo horario todos los días para formar un hábito.

Ingredientes

Betacaroteno (precursor de la vitamina A) (5000 IU)
La vitamina A es una vitamina liposoluble. Entre las fuentes de vitamina A se encuentran la carne proveniente de órganos de animales (como el hígado y el riñón), las yemas de huevo, la mantequilla, el jugo de zanahoria, el calabacín, las batatas, las espinacas, los duraznos, los productos lácteos fortificados y el aceite de hígado de bacalao. La vitamina A también forma parte de una familia de compuestos, que incluyen retinol, retinal y betacaroteno. La vitamina A ayuda al crecimiento y a la reparación normal de los tejidos, así como al crecimiento óseo normal y a mantener en buen estado el sistema inmunitario. El betacaroteno es un nutriente de origen vegetal que el organismo convierte en vitamina A.*

Vitamina C (Ácido ascórbico): 60 mg
La vitamina C, también conocida como ácido ascórbico, es una vitamina hidrosoluble con varias funciones biológicas. Se encuentra en los pimientos (dulces, verdes, rojos y chiles rojos y verdes), frutas cítricas, col de Bruselas, coliflor, col, col rizada, berzas, hojas de mostaza, brócoli, espinaca, guayaba, kiwi, grosellas y fresas. Es importante destacar que el cocimiento destruye la actividad de la vitamina C y que le organismo ni la produce por sí mismo ni la almacena. Por lo tanto, la vitamina C debe adquirirse con alimentos y suplementos. La vitamina C estimula la normal reparación y curación de los tejidos. Además, es un apoyo importante para la buena salud del sistema inmunitario.*

Vitamina D3 (Colecalciferol) (400 IU)
La vitamina D es una vitamina liposoluble que se encuentra en algunos alimentos y es producida endógenamente cuando la luz del sol entra en contacto con la piel y activa la síntesis de vitamina D. La función principal de la vitamina D es mantener la regulación normal de las concentraciones de calcio en suero. La vitamina D estimula la síntesis de proteínas de fijación al calcio, favorece la absorción de calcio y fósforo, y la producción de varias proteínas que participan en la absorción y almacenamiento del calcio. La vitamina D trabaja junto con el calcio para propiciar la solidez ósea. Facilita el transporte activo de calcio desde los osteoblastos hacia el fluido extracelular y en los riñones; ayuda a la absorción de fosfato y calcio por los túbulos renales. Favorece también el sano crecimiento y la reparación de los tejidos.*

Vitamina E (acetato d-α tocoferilo) (30 IU)
La vitamina E es una vitamina liposoluble de probada capacidad antioxidante. Es un apoyo para el mantenimiento estructural y funcional de los músculos estriados, cardíacos y lisos. También favorece la formación normal de eritrocitos, propicia un sano funcionamiento cardiovascular y es un apoyo para el sistema inmunitario. Las fuentes más valiosas de vitamina E son los aceites vegetales, la margarina, los frutos secos, las semillas, el aguacate y el germen de trigo. El aceite de cártamo contiene grandes cantidades de vitamina E (aproximadamente dos tercios de la dosis diaria recomendada en ¼ taza) y hay cantidades mínimas en el aceite de maíz y en el de soya. La vitamina E es, en realidad, una familia de compuestos relacionados llamados tocoferoles y tocotrienoles. La vitamina E está disponible en forma natural o sintética. Las formas naturales y sintéticas son idénticas salvo que la forma natural de la vitamina E presenta una mejor absorción y retención en el organismo. La forma natural del α-tocoferol es conocida como d-α-tocoferol. La forma sintética "dl-" es la más común que se encuentra en los suplementos dietéticos. El principal beneficio para la salud de la vitamina E suplementaria es que sirve de apoyo para el sistema inmunitario.*

Vitamina B1 (Tiamina): 1.5 mg
La vitamina B1 es hidrosoluble y ayuda al organismo a procesar carbohidratos, grasas y proteínas. Todas las células del organismo utilizan la vitamina B1 para reforzar la formación de trifosfato de adenosina (ATP), el combustible que necesita el organismo para sus funciones. La tiamina refuerza la producción de los neurotransmisores acetilcolina y ácido γ-aminobutírico (GABA).*

Vitamina B2 (Riboflavina): 1.7 mg
La vitamina B2 es hidrosoluble y ayuda al organismo a procesar aminoácidos y grasas, a activar la vitamina B6 y el ácido fólico, y a mantener en niveles normales la transformación de carbohidratos en trifosfato de adenosina (ATP), el combustible que el organismo necesita para sus funciones. La vitamina B2 se encuentra en el hígado, en productos lácteos, hortalizas de hoja verde y algunos tipos de mariscos. La vitamina B2 funciona como una coenzima junto con otras vitaminas del complejo B. Refuerza el crecimiento normal del cuerpo. Favorece el sano crecimiento de la piel, las uñas y el cabello, y refuerza la conversión de los alimentos en energía como parte de la cadena de transporte de electrones, impulsando la energía celular a nivel microscópico. La vitamina B2 ayuda en la degradación de las grasas y funciona como cofactor o asistente en la activación de la vitamina B6 y el ácido fólico. Es hidrosoluble y el organismo solo puede almacenarla en cantidades insignificantes; por lo tanto, debe reponerse diariamente.*

Niacina (Niacinamida): 20 mg
La niacina es una vitamina hidrosoluble necesaria en muchos aspectos de la salud y el crecimiento. La niacina favorece el buen funcionamiento de la piel. Favorece la producción normal de energía en conjunto con las vitaminas B1 y B2 para reforzar la liberación de energía a partir de los carbohidratos. Como parte del complejo B, la niacina refuerza la transformación de alimentos en energía.*

Piridoxal-5-fosfato (Vitamina B6): 2 mg
Las aves, el pescado, los cereales integrales y los plátanos son las fuentes principales de vitamina B6. La vitamina B6 allana numerosas vías metabólicas. Una de sus funciones específicas es que coadyuva a la síntesis normal de neurotransmisores en el cerebro y células nerviosas periféricas. Favorece también la producción normal de glutatión, esencial para la desintoxicación. El piridoxal-5-fosfato refuerza la síntesis normal de neurotransmisores en el cerebro, estimula la producción y la degradación de varios aminoácidos, mejora la producción de hormonas —serotonina, melatonina y dopamina— representa también un apoyo para mantener en buenas condiciones los glóbulos rojos y blancos; estimula la síntesis normal de la hemoglobina (la hemoglobina es la porción de proteína de los glóbulos rojos que transporta el oxígeno por todo el cuerpo). Tomada como ácido fólico, la vitamina B6 ha demostrado favorecer la buena salud cardiovascular. El piridoxal-5-fosfato es la forma activa de la vitamina B6, más biodisponible y lista para su uso en el organismo.*

Folato (Ácido fólico): 400 mcg
El ácido fólico se encuentra principalmente en frutas y verduras. Las hortalizas de hoja verde, las naranjas, el jugo de naranja, los frijoles y los chícharos son las mejores fuentes, así como la levadura de cerveza, que proporciona vitaminas adicionales del complejo B. El ácido fólico desempeña un papel importante al aumentar los beneficios de los suplementos de vitamina B12. El ácido fólico ayuda en la utilización normal de aminoácidos y proteínas. Estudios científicos han descubierto que cuando trabaja en conjunto con la vitamina B12, el ácido fólico propicia un sistema cardiovascular y nervioso saludables. El ácido fólico refuerza la formación y crecimiento normales de las células y propicia la formación normal de los elementos fundamentales del ADN, la información genética del organismo, y los pilares de ARN necesarios para la síntesis de proteínas en todas las células.*

Metilcobalamina (Vitamina B12): 6 mcg
La metilcobalamina es una de las formas naturales de la vitamina B12 que se encuentran en el organismo. El hígado debe transformar la cianocobalamina —la forma de B12 más comúnmente usada en los suplementos— en metilcobalamina antes de que el organismo pueda usarla apropiadamente; la metilcobalamina es más eficaz que las formas no activas de la vitamina B12. La metilcobalamina también propicia la formación normal de SAMe (S-adenosil metionina), un nutriente que tiene poderosas propiedades para el buen estado de ánimo. La vitamina B12 se encuentra en su forma natural en productos de origen animal, especialmente en órganos como el hígado, con pequeñas cantidades derivadas de cacahuates y de productos fermentados de soya como el miso y el tempeh. Para un vegetariano es esencial consumir suplementos de vitamina B12 para mantener la salud en óptimo estado. La vitamina B12 se almacena en el hígado y en otros tejidos para ser utilizada posteriormente. Ayuda al mantenimiento de las células, especialmente de las del sistema nervioso, de la médula ósea y del tracto intestinal. La vitamina B12 favorece el metabolismo normal de la homocisteína (un aminoácido que se forma en el organismo). Es importante mantener la homocisteína en niveles normales para conservar la buena salud cardiovascular. El ácido fólico y la vitamina B12, en sus formas activas coenzimáticas, ayudan a mantener la homocisteína a niveles normales. La vitamina B12 es responsable de mantener la energía a un nivel óptimo ya que desempeña un papel importante en el ciclo de energía de Krebs.*

Biotina: 300 mcg
La biotina, una vitamina B hidrosoluble, actúa como coenzima en el metabolismo de proteínas, grasas y carbohidratos. La biotina contribuye al crecimiento saludable de las células, la producción de ácidos grasos, el metabolismo de grasas y aminoácidos. Participa en el ciclo del ácido cítrico, que es el proceso en el que se genera la energía bioquímica durante la respiración aeróbica. La biotina no solo ayuda en varias conversiones químicas metabólicas, sino que también contribuye a transferir el dióxido de carbono. Ayuda a mantener estable la concentración de azúcar en la sangre. La biotina fortalece el cabello y las uñas.*

Ácido pantoténico (Vitamina B5): 10 mg
El ácido pantoténico (vitamina B5) es una vitamina hidrosoluble que forma parte del ciclo de Krebs en la producción de energía y estimula la producción normal del neurotransmisor acetilcolina. Cuando el impulso nervioso que se origina en el cerebro llega a la terminación nerviosa, libera un compuesto químico llamado acetilcolina, que favorece la buena salud del cerebro. El ácido pantoténico, en conjunción con las vitaminas B1, B2 y B3, refuerza la producción normal de trifosfato de adenosina (ATP), el combustible que necesita el organismo para sus funciones. La vitamina B5 también estimula la normal producción, transporte y liberación de energía a partir de las grasas.*

Zinc (citrato): 15 mg
El zinc se encuentra mayormente en los cereales fortificados, las carnes rojas, los huevos, las aves y ciertos mariscos como las ostras. El zinc es un mineral esencial, componente de más de 300 enzimas que, entre otras funciones, estimulan el crecimiento en los niños, la síntesis de proteínas, la reproducción celular y las funciones inmunitarias. Como componente de varias enzimas y proteínas, el zinc cumple un papel en casi todos los procesos fisiológicos y en las vías bioquímicas. Más del 90 por ciento del zinc del organismo se almacena en huesos y músculos, pero también se encuentra prácticamente en todos los demás tejidos. Debido a que el zinc participa en tantos procesos enzimáticos, se ha descubierto que refuerza una gran variedad de funciones como la producción de energía, el crecimiento, la síntesis de colágeno, la solidez ósea y el metabolismo de los carbohidratos.*

Selenio (selenita de sodio): 70 mcg
Las mejores fuentes de selenio son los frutos secos, los cereales integrales, el arroz integral, el germen de trigo y los mariscos. En el organismo el selenio funciona como parte de una enzima antioxidante llamada glutatión peroxidasa, y también favorece el crecimiento normal. El selenio también refuerza el efecto antioxidante de la vitamina E y muchas veces se agrega a suplementos de vitamina E a fin de proteger a las células contra los radicales libres. Contribuye a la buena salud del cerebro.*

Cromo (Picolinato): 120 mcg
El cromo se encuentra naturalmente en algunos cereales, carnes, aves, levadura de cerveza, brócoli, ciruelas pasas, hongos, pescados y cerveza. Es un oligoelemento esencial que contribuye a mantener una normal concentración de azúcar en la sangre.*

La Ciencia

  • Abrams, S., et al. A Multinutrient- Fortified Beverage Enhances the Nutritional Status of Children in Botswana.  Journal of Nutrition. 133: 1834-1840, 2003.
  • Ahmed, F., et al. Efficacy of Twice-Weekly Multiple Micronutrient Supplementation for Improving the Hemoglobin and Micronutrient Status of Anemic Adolescent Schoolgirls in Bangladesh. American Journal of Clinical Nutrition. 82:  829 – 835, 2005.
  • Alarcon, K., et al. Effects of Separate Delivery of Zinc or Zinc and Vitamin A on Hemoglobin Response, Growth, and Diarrhea in Young Peruvian Children Receiving Iron Therapy for Anemia.  American Journal of Clinical Nutrition. 80: 1276 – 1282, 2004.
  • Bhandari, N., et al. Effect of Routine Zinc Supplementation on Pneumonia in Children Aged 6 Months to 3 Years: Randomized Controlled Trial in an Urban Slum. British Medical Journal. 324: 1358-1362, 2002.
  • Bhandari, N., et al. Substantial Reduction in Severe Diarrheal Morbidity by Daily Zinc Supplementation in Young North Indian Children.  Pediatrics.  109: 86-92, 2002.
  • Black, M., et al. Iron and Zinc Supplementation Promote Motor Development and Exploratory Behavior Among Bangladeshi Infants. American Journal of Clinical Nutrition. 80: 903 – 910, 2004.
  • Bryan, J., et al. Short-Term Folate, Vitamin B-12 or Vitamin B-6 Supplementation Slightly Affects Memory Performance But Not Mood in Women of Various Ages. Journal of Nutrition. 132: 1345-1356, 2002.
  • Burton G et al.  Vitamin E:  Antioxidant activity, biokinetics, and bioavailability.  Annual Review Nutrition.  10:357-382, 1992.
  • Dietary Reference Intakes for Vitamin C, Vitamin E, Selenium and Carotenoids. Washington, D.C.: National Academy Press; 2000.
  • Dietrich, T., et al. Association between Serum Concentrations of 25-Hydroxyvitamin D and Gingival Inflammation. American Journal of Clinical Nutrition. 82: 575 – 580, 2005.
  • Etten, E., et al. 1,25-Dihydroxycholecalciferol: Endocrinology Meets the Immune System.  Proceedings of the Nutrition Society.  61: 375-380, 2002.
  • Frei B et al. Ascorbate is an outstanding antioxidant in human blood plasma.  Proceedings of the National Academy of Sciences USA.  86(16):6377-6381, 1989.
  • Gardner, J., et al. Zinc Supplementation and Psychosocial Stimulation: Effects on the Development of Undernourished Jamaican Children. American Journal of Clinical Nutrition. 82: 399 – 405, 2005.
  • Hall, S. and Greendale, G.  The Relation of Dietary Vitamin C Intake to Bone Mineral Density: Results from the PEPI Study.  Calcified Tissue International. 63: 183-189, 1998.
  • Haskell CF1, et al. Cognitive and mood effects in healthy children during 12 weeks' supplementation with multi-vitamin/minerals. Br J Nutr. 100(5):1086-96, 2008.
  • Henning S et al.  Glutathione blood levels and other oxidant defense indexes in men fed diets low in vitamin C.  Journal of Nutrition.  121:169-175, 1991.
  • Hildebolt CF1. Effect of vitamin D and calcium on periodontitis. J Periodontol. 76(9):1576-87, 2005.
  • Holick, M. Resurrection of Vitamin D Deficiency and Rickets. Journal of Clinical Investigation. 116: 2062-2072, 2006.
  • Holick, M. Vitamin D: Importance in the Prevention of Cancers, Type 1 Diabetes, Heart Disease, and Osteoporosis. American Journal of Clinical Nutrition. 79: 362 – 371, 2004.
  • Hulisz D. Efficacy of zinc against common cold viruses: an overview. J Am Pharm Assoc. 44:594-603, 2004.
  • James S et al. Metabolic biomarkers of increased oxidative stress and impaired methylation capacity in children with autism. American Journal of Clinical Nutrition. 80(6):1611-7, 2004.
  • Johnston C et al. Vitamin C elevates red blood cell glutathione in healthy adults.  American Journal of Clinical Nutrition.  58(1):103-105, 1993.
  • Kimura,  M., et al.  Methylenetetrahydrofolate Reductase C677T Polymorphism, Folic Acid and Riboflavin are Important Determinants of Genome S
  • Kirsch M et al. Ascorbate is a potent antioxidant against peroxynitrite-induced oxidation reactions. Evidence that ascorbate acts by re-reducing substrate radicals produced by peroxynitrite.  J Biol Chem.  275(22):16702-16708, 2000.
  • Kraus, A., et al. Supplementation with Vitamin C, Vitamin E or ß-Carotene Influences Osmotic Fragility and Oxidative Damage of Erythrocytes of Zinc-Deficient Rats. Journal of Nutrition. 127: 1290-1296, 1997.
  • Leggott, P., et al. Effects of Ascorbic Acid Depletion and Supplementation on Periodontal Health and Subgingival Microflora in Humans. Journal of Dental Research. 70: 1531-1536, 1991.
  • Lenton K et al. Vitamin C augments lymphocyte glutathione in subjects with ascorbate deficiency.  American Journal of Clinical Nutrition.  77(1):189-195, 2003.
  • Lenton, Kevin J., et al.  Vitamin C Augments Lymphocyte Glutathione in Subjects with Ascorbate Deficiency. American Journal of Clinical Nutrition. 77: 189 – 195, 2003.
  • Matsuda, T. and Toda, T. Effects of Vitamin B6 on Dental Caries in Rats.  Journal of Dental Research.  46(6): 1460-1464, 1967.
  • McGinnis W. Oxidative stress in autism. Alternative Therapies in Health and Medicine. 10(6):22-36, 2004. Review.
  • Misner, D., et al. Vitamin A Deprivation Results in Reversible Loss of Hippocampal Long-term Synaptic Plasticity. Proceedings of the National Academy of Sciences. 98(20): 11714-11719, 2001.
  • Mousain-Bosc, M., et al. Magnesium, Vitamin B6 Intake Reduces Central Nervous System Hyperexci
  • Outila, T., et al.  Vitamin D Status Affects Serum Parathyroid Hormone Concentrations during Winter in Female Adolescents: Associations with Forearm Bone Mineral Density.  American Journal of Clinical Nutrition. 74: 206 – 210, 2001.
  • Paleologos M, et al. Cohort Study of Vitamin C Intake and Cognitive Impairment. American Journal of Epidemiology. 148 (1):45-50, 1998.
  • Pussinen, P., et al. Periodontitis Is Associated with a Low Concentration of Vitamin C in Plasma. Clinical and Vaccine Immunology. 10(5): 897 – 902, 2003.
  • Qing Shi, H., et al.  Host Nutritional Selenium Status as a Driving Force for Influenza Virus Mutations. The Federation of American Societies for Experimental Biology. Express Article published online, 2001.
  • Rahman, J., et al. Effects of Zinc Supplementation as Adjunct Therapy on the Systemic Immune Responses in Shigellosis. American Journal of Clinical Nutrition. 81:  495 – 502, 2005.
  • Rink, L. and Kirchner, H.  Zinc-Altered Immune Function and Cytokine Production. Journal of Nutrition. 130: 1407S-1411S, 2000.
  • Sasazuki, S., et al. Effect of Vitamin C on Common Cold: Randomized Controlled Trial.  European Journal of Clinical Nutrition.  60: 9-17, 2006.
  • Sedgh, G., et al. Dietary Vitamin A Intake and Nondietary Factors Are Associated with Reversal of Stunting in Children. Journal of Nutrition. 130: 2520-2526, 2000.
  • Slyshenkov V et al.  Pantothenic acid and pantothenol increase biosynthesis of glutathione by boosting cell energetics.  FEBS Lett.  569(1-3):169-172, 2004.
  • Smith, J., et al. Vitamin A and Zinc Supplementation of Preschool Children. Journal of the American College of Nutrition. 18(3): 213 – 222, 1999.
  • Smuts, C., et al. Efficacy of a Foodlet-Based Multiple Micronutrient Supplement for Preventing Growth Faltering, Anemia, and Micronutrient Deficiency of Infants: The Four Country IRIS Trial Pooled Data Analysis. Journal of Nutrition.  135(3): 631S - 638S, 2005.
  • Turer CB et al.  Prevalence of vitamin D deficiency among overweight and obese US children. Pediatrics. 131(1):e152-e161, 2013.
  • Ulfat S, Byrd RS, Auinger P. Vitamin and mineral supplement use by children and adolescents in the 1999-2004 National Health and Nutrition Examination survey: relationship with nutrition, food security, physical activity, and health care access. Arch Pediatr Adolesc Med. 163(2):150-157, 2009.
  • Villamor, E. and Fawzi, W. Effects of Vitamin A Supplementation on Immune Response and Correlation with Clinical Outcomes. Clinical Microbiology Reviews. 18: 446-464, 2005.











Opiniones

En este momento no hay opiniones para este producto.