Isotonix Essentials™ Anti-Edad - Caja individual (30 unidaes)

$99.95 USD

La edad trae consigo sabiduría... así como una variedad de retos relacionados con el envejecimiento. Aun los adultos más sanos sufren los efectos físicos y mentales del proceso de envejecimiento debido a la naturaleza inherente del mismo.Aunque una dieta sana es esencial para obtener los nutrientes que el organismo necesita para sentirse y verse bien, tomar suplementos diarios puede ser una manera eficaz para conservar una buena salud. Muy a menudo nos conformamos con tener menos energía y fortaleza a medida que maduramos; no obstante, los suplementos pueden suministrar las vitaminas y los minerales necesarios para compensar los requerimientos del cuerpo y del cerebro mientras envejecemos.Isotonix Essentials™ Anti-Edad puede ayudarle a mantener airosamente la vitalidad de su organismo a medida que avanzan los años, porque ofrece una dinámica mezcla personalizada de ingredientes antioxidantes, vegetales y minerales diseñados para suministrar las vitaminas y los minerales su cuerpo necesita a medida que envejece. Nuestra formula antienvejecimiento favorece la salud del cerebro y del sistema cognitivo, proporciona una eficaz defensa antioxidante y los nutrientes diarios que favorecen un envejecimiento saludable. También contribuye a la salud del sistema óseo y muscular.*Combata hoy mismo los efectos del envejecimiento y proteja el vigor juvenil de su cuerpo con Isotonix Essentials™ Anti-Edad.*

Beneficios principales de Isotonix Essentials™ Anti-Edad*

Beneficios principales de Isotonix Essentials™ Anti-Edad*
  • Ayuda a la buena salud cardiovascular
  • Favorece la salud muscular y la fortaleza
  • Brinda energía y resistencia
  • Favorece la salud del cerebro y del sistema cognitivo
  • Favorece la salud de los huesos y los músculos
  • Proporciona una defensa eficaz antioxidante
  • Ayuda a mantener los huesos en buena salud
  • Brinda los nutrientes diarios que favorecen un envejecimiento saludable
  • No contiene gluten, trigo, soya, levadura, saborizantes artificiales, sal, conservantes ni leche.

¿Qué hace que Isotonix Essentials™ Anti-Edad sea un producto único?

La edad trae consigo sabiduría... así como una variedad de retos relacionados con el envejecimiento. Aun los adultos más sanos sufren los efectos físicos y mentales del proceso de envejecimiento debido a la naturaleza inherente del mismo.

Aunque una dieta sana es esencial para obtener los nutrientes que el organismo necesita para sentirse y verse bien, tomar suplementos diarios puede ser una manera eficaz para conservar una buena salud. Muy a menudo nos conformamos con tener menos energía y fortaleza a medida que maduramos; no obstante, los suplementos pueden suministrar las vitaminas y los minerales necesarios para compensar los requerimientos del cuerpo y del cerebro mientras envejecemos.

Isotonix Essentials Anti-Edad puede ayudarle a mantener airosamente la vitalidad de su organismo a medida que avanzan los años, porque ofrece una dinámica mezcla personalizada de ingredientes antioxidantes, vegetales y minerales diseñados para suministrar las vitaminas y los minerales su cuerpo necesita a medida que envejece. Nuestra formula antienvejecimiento favorece la salud del cerebro y del sistema cognitivo, proporciona una eficaz defensa antioxidante y los nutrientes diarios que favorecen un envejecimiento saludable. También contribuye a la salud del sistema óseo y muscular.*

Combata hoy mismo los efectos del envejecimiento y proteja el vigor juvenil de su cuerpo con Isotonix Essentials Anti-Edad.*

Preguntas frecuentes sobre Isotonix Essentials™ Anti-Edad

¿Qué significa Isotonix®?
Los suplementos dietéticos Isotonix se administran en una solución líquida isotónica, lo que significa que el cuerpo debe trabajar menos para obtener la máxima absorción. El estado isotónico de la suspensión permite que los nutrientes ingresen eficientemente en el intestino delgado y de ese modo el torrente sanguíneo los pueda absorber rápidamente. Con los productos Isotonix la pérdida de valor nutritivo es mínima, por lo que la absorción de nutrientes es altamente eficiente y los resultados son mucho mejores.*

¿Quiénes deberían tomar Isotonix Essentials Anti-Edad?
Este producto se recomienda para cualquier persona entrando en edad que busca maneras para mantener la buena salud mediante los suplementos antienvejecimiento.*

¿Cómo se debe tomar Isotonix Essentials Anti-Edad?
Vierta el contenido de un paquete en una taza. Agregue 8 onzas de agua y revuelva. La máxima absorción ocurre al tomarse con el estómago vacío.

¿Con qué frecuencia se debe tomar Isotonix Essentials
Anti-Edad?
Tómelo como suplemento dietético una vez al día o como lo indique su profesional de la salud.

¿Por qué se recomienda tomar Isotonix Essentials Anti-Edad?
Este producto fue formulado específicamente para los adultos de edad avanzada. La eficiencia del organismo para absorber los nutrientes esenciales disminuye con la edad; por lo tanto, es importante asegurarse de recibir las vitaminas y los minerales necesarios para la buena salud.*

¿En qué se diferencia Isotonix Essentials Anti-Edad de otros productos similares en el mercado?
A diferencia de muchos otros suplementos antienvejecimiento, este producto antiedad aporta formas activadas del complejo B, el fortificante especializado de hierro SunActive Fe™ que es suave para el estómago y una cantidad suficiente de vitamina D para contribuir a la salud de los huesos, del corazón y de la función endocrina.*

Isotonix Essentials Anti-Edad también complementa a otros productos que podría estar tomando, como proteínas, aminoácidos e ingredientes vegetales.

Además, otros productos antienvejecimiento tienden a concentrarse en un ingrediente específico para respaldar sus afirmaciones de que son productos antienvejecimiento. En cambio, la variedad de ingredientes que se utiliza en Isotonix Essentials Anti-Edad aumenta los beneficios antiedad para el cliente.*

¿Existen advertencias o contraindicaciones respecto al consumo de este producto?
Si está tomando actualmente algún medicamento recetado, si padece una afección médica en curso o si está embarazada o en período de lactancia, consulte con su médico antes de consumir este producto.

 

*Estas afirmaciones no han sido evaluadas por la Administración de Alimentos y Medicamentos. Este producto no está destinado a diagnosticar, tratar, curar ni prevenir ninguna enfermedad.

Ingredientes principales de Isotonix Essentials™ Anti-Edad

Potasio (bicarbonato, cloruro): 390 mg
Entre los alimentos ricos en potasio se encuentran las verduras y frutas frescas como la banana, el melón, la naranja, el aguacate, la espinaca cruda, el repollo y el apio. El potasio es un macromineral esencial que ayuda a mantener el equilibrio de los fluidos en el organismo. También contribuye a una amplia variedad de procesos bioquímicos y fisiológicos tales como los impulsos nerviosos, las contracciones de los músculos lisos, esqueléticos y cardíacos, la producción de energía y la síntesis de los ácidos nucleicos, además de ayudar a mantener la presión arterial a niveles normales y la tonicidad intracelular. El potasio estimula la relajación muscular y la secreción de insulina. También favorece la síntesis del glucógeno y las proteínas, y es un electrolito que contribuye a mantener un adecuado ritmo cardíaco. El potasio es importante para liberar energía de las proteínas, las grasas y los carbohidratos durante los procesos metabólicos.*

También contribuye a mantener el equilibrio del agua en el organismo y a la eliminación de las heces, la cicatrización adecuada y el bienestar general. El potasio se almacena en los músculos.*

Vitamina C (ácido ascórbico): 210 mg
La vitamina C, también llamada ácido ascórbico, es una vitamina hidrosoluble que tiene una variedad de funciones biológicas. La vitamina C se encuentra en los pimientos (dulces, verdes, rojos, rojos picantes y ajíes verdes), los cítricos, los repollitos de Bruselas, la coliflor, la col rizada, el repollo, la mostaza parda, el brócoli, la espinaca, la guayaba, el kiwi, las grosellas y las fresas. Los frutos secos y los cereales contienen pequeñas cantidades de esta vitamina. Es importante tener en cuenta que la cocción destruye la actividad de la vitamina C. 

Favorece la reparación y cicatrización adecuada de los tejidos y la producción de la hormona dopamina. La vitamina C es esencial para la salud de los sistemas inmunitario y cardiovascular, mientras que ayuda a mantener niveles saludables de colesterol y proporciona una defensa antioxidante. El organismo no produce vitamina C por sí solo, ni tampoco la almacena, por lo tanto, la debe incorporar a través de la alimentación y los suplementos.*

Magnesio (carbonato, lactato): 150 mg
Los alimentos ricos en magnesio incluyen los cereales integrales, los frutos secos y las verduras verdes. Las verduras de hoja verde son excelentes fuentes de magnesio debido a su contenido de clorofila. Las carnes, el almidón y la leche lo contienen en menor cantidad. Los alimentos refinados y procesados en general tienen un contenido de magnesio bajo. El magnesio es un mineral esencial dado que estimula el funcionamiento de más de 300 enzimas, específicamente las enzimas responsables de la producción de neurotransmisores en el cerebro.*

El magnesio es un componente de la parte mineralizada de los huesos y estimula el metabolismo del potasio y el calcio en los adultos. Ayuda a mantener niveles normales de potasio, fósforo, calcio, insulina y adrenalina. También es importante para transportar el calcio dentro de la célula para que pueda ser utilizado. Contribuye al funcionamiento del tejido nervioso y la actividad muscular. El magnesio es necesario para la síntesis de las proteínas, los ácidos nucleicos, los nucleótidos, el monofosfato de adenosina cíclico, los lípidos y los carbohidratos.*

También es necesario para la liberación de energía y facilita la regulación de la temperatura corporal y la función nerviosa; además de ayudar a reducir el estrés y favorecer el metabolismo. El magnesio trabaja junto con el calcio para mantener la regulación de la presión sanguínea. El magnesio actúa conjuntamente con el calcio y la vitamina D para mantener los huesos fuertes. También contribuye a la salud cardiovascular ya que favorece la actividad plaquetaria y ayuda a mantener niveles normales de colesterol.*

El magnesio interviene en gran cantidad de reacciones metabólicas que incluyen la formación de los huesos, las proteínas y los ácidos grasos, la activación de las vitaminas B, la relajación muscular, la coagulación sanguínea y la producción del trifosfato de adenosina.*

Calcio (lactato, carbonato, sulfato): 132 mg
El calcio se encuentra en la leche, el queso, el yogur, las tortillas de maíz, el repollo chino, la col rizada y el brócoli. Es un mineral esencial con una amplia variedad de funciones biológicas. El calcio se encuentra en los huesos, principalmente en forma de hidroxiapatita (Ca10 (PO4)6 (OH) 2). La hidroxiapatita constituye aproximadamente un 40 por ciento del peso del hueso. El esqueleto tiene una necesidad estructural de calcio y también actúa como depósito de este. Además de ser un componente fundamental de los huesos y los dientes, el calcio estimula la contracción de los músculos, la conducción nerviosa, la salud cardiovascular y la producción de energía, y ayuda a mantener la salud del sistema inmunitario.*

Es necesario que la ingesta diaria de calcio sea suficiente para mantener la densidad de los huesos y la salud dental y ósea. Cuando el organismo no recibe la cantidad diaria de calcio que necesita lo extrae de los huesos, disminuyendo su densidad.*

La PTH (hormona paratiroidea) es la que regula la cantidad de calcio en la sangre. Se ha encontrado una relación entre los niveles elevados de calcio y la salud cardiovascular de las mujeres posmenopáusicas, y también con el mantenimiento del colesterol a niveles normales. Los niveles bajos de calcio están relacionados con una disminución de la densidad ósea.*

Coenzima Q10: 60 mg
La coenzima Q10 pertenece a una familia de sustancias llamadas ubiquinonas, y es una vitamina liposoluble parecida a la cera, que forma parte de la cadena respiratoria. Se sintetiza en las células y participa en el transporte de electrones y en la producción de energía en las mitocondrias en donde se genera alrededor del 95 por ciento de la energía total que requiere el cuerpo humano. En el sistema celular, CoQ10 favorece la producción de energía a partir del oxígeno, en la forma de ATP. La CoQ10 también actúa como depuradora de radicales libres y como antioxidante; su actividad antioxidante en la mitocondria y en las membranas celulares protege contra la peroxidación de las membranas lípidas.* La Coenzima Q10 se encuentra en la espinaca, el brócoli, los frutos secos, las carnes y el pescado. En el organismo, se encuentra en concentraciones más altas en las células del corazón, el hígado, el bazo, los riñones y el páncreas, que requieren grandes cantidades de energía. Los suplementos con CoQ10 son más beneficiosos para los adultos ya que los niveles de esta vitamina en el organismo tienden a alcanzar su punto máximo cuando la persona tiene alrededor de 20 años y luego disminuyen con la edad.

Vitamina B6 (piridoxina HCI, piridoxal 5-fosfato): 22.8 mg
El piridoxal 5 fosfato (P5P) es la forma activa de la vitamina B6. Las aves, el pescado, los cereales integrales y las bananas son las fuentes alimenticias principales de vitamina B6. La vitamina B6 forma parte de numerosos procesos metabólicos, favorece el metabolismo de las proteínas y los aminoácidos y ayuda a mantener el equilibrio adecuado de los fluidos.* 

El P5P estimula la síntesis de los neurotransmisores en el cerebro y las células nerviosas periféricas y ha sido recomendado como nutriente beneficioso para el estado de ánimo y la conducción nerviosa. La vitamina B6 también estimula la producción de glutatión, esencial para la desintoxicación.*

Además, es necesaria para la salud de los glóbulos rojos y blancos y para la síntesis de la hemoglobina. Se ha comprobado que la vitamina B6, cuando se toma con ácido fólico, favorece la salud cardiovascular. La vitamina B6 debe ser tomada como parte de un complejo de otras vitaminas B para obtener mejores resultados.*

Carnitina (tartrato): 20 mg
La L-carnitina es un aminoácido que se encuentra en casi todas las células del cuerpo. Favorece el proceso metabólico de las grasas en el corazón, en los órganos y en los tejidos. Se produce de forma natural en los productos de origen animal, y solo se encuentran cantidades muy pequeñas en las plantas, con algunas excepciones como el aguacate y algunos productos de soya fermentada. También desempeña un papel esencial en el transporte de ácidos grasos de cadena larga en las mitocondrias de la célula, lo que resulta en energía adicional en forma de trifosfato de adenosina (ATP). La L-carnitina se sintetiza en el organismo, principalmente en el hígado y los riñones, a partir de los aminoácidos esenciales L-lisina y L-metionina.*

Niacina (como niacinamida): 20 mg EN
La niacina, también llamada vitamina B3, estimula la producción de energía en el organismo, y actúa conjuntamente con las vitaminas B1 y B2 en el proceso de liberación de energía de los carbohidratos. Del mismo modo que la vitamina B6 y el ácido fólico, la niacina contribuye a la renovación de los tejidos corporales.*

Vitamina E (acetato de d-alfa tocoferol): 17.1 mg
Las fuentes alimenticias más importantes de vitamina E son los aceites vegetales, la margarina, los frutos secos, las semillas, el aguacate y el germen de trigo. El aceite de cárcamo contiene grandes cantidades de vitamina E (unos dos tercios de la dosis diaria recomendada en ¼ de taza), y también se encuentra en cantidades muy pequeñas en los aceites de maíz y de soya. En realidad, la vitamina E es una familia de compuestos relacionados llamados tocoferoles y tocotrienoles. La vitamina E está disponible en forma natural o sintética. En la mayoría de los casos las formas naturales y sintéticas son idénticas, excepto la forma natural de la vitamina E que presenta una mejor absorción y retención en el cuerpo. La forma natural del α-tocoferol se conoce como d-α-tocoferol. La forma sintética “dl-” se encuentra más comúnmente en los suplementos dietéticos. Es probable que las personas que controlan la ingesta de grasas (situación bastante común en el mundo de las dietas) consuman una cantidad escasa de vitamina E debido una alimentación escasa en alimentos con alto contenido en grasa.*

Los principales beneficios de los suplementos de vitamina E son la actividad antioxidante y la protección del sistema inmunitario. También favorecen la cicatrización y ayudan a mantener la salud cardiovascular. La vitamina E es uno de los antioxidantes liposolubles más potentes del organismo, y protege las membranas celulares de los daños provocados por los radicales libres.*

Ácido pantoténico (D-pantotenato de calcio): 12.5 mg
El ácido pantoténico, también llamado vitamina B5, es una vitamina hidrosoluble que participa en la producción de energía y la formación del neurotransmisor acetilcolina, el cual es beneficioso para la salud del cerebro. Actúa con las vitaminas B1, B2 y B3 para estimular la producción normal del combustible que hace funcionar el organismo: trifosfato de adenosina (ATP). También estimula la producción, el transporte y la liberación de la energía proveniente de las grasas, y favorece la secreción hormonal.*

Hierro (pirofosfato, SunActive® Fe†): 10 mg
El hierro se encuentra principalmente en los cítricos, el tomate, los frijoles, las arvejas, el pan fortificado y los productos de grano como cereales (fuentes de hierro no hémico). La carne de vaca, el hígado, las carnes orgánicas y las aves constituyen las fuentes de hierro hémico, las cuales presentan mejor absorción que las fuentes de hierro de tipo no hémico. El hierro es un mineral esencial, un componente de la hemoglobina, la proteína que transporta oxígeno en la sangre, y la mioglobina, otra proteína que transporta oxígeno en el tejido muscular. Estimula la formación normal de glóbulos rojos.*

El hierro participa en muchos procesos bioquímicos importantes y sistemas de enzimas, incluidos los relacionados con el metabolismo energético, la producción de neurotransmisores (serotonina y dopamina), la formación de colágeno y la función del sistema inmunitario. Los niños pequeños, los hombres adultos y las mujeres de edad avanzada tienen menos probabilidad de necesitar hierro suplementario en su alimentación, por lo que deben consultar con su médico antes de tomar suplementos de hierro (debido al riesgo de exceso de hierro). Se ha comprobado que el hierro contribuye al transporte adecuado de oxígeno (mejorando así la capacidad para hacer ejercicio), estimula el sistema inmunitario, aumenta los niveles de energía y favorece la producción normal de neurotransmisores y colágeno.*

SunActive® Fe es una marca registrada de Taiyo International, Inc.

Riboflavina (vitamina B2): 9.8 mg
La vitamina B2 es una vitamina soluble en agua que promueve el procesamiento normal de los aminoácidos y grasas y la activación de la vitamina B6 y el ácido fólico, y refuerza la conversión de carbohidratos en el combustible con el que funciona el cuerpo: el trifosfato de adenosina (ATP). También estimula la formación de glóbulos rojos y favorece el sistema nervioso, la respiración, la producción de anticuerpos y el crecimiento normal.*

Zinc (lactato): 7.5 mg
El zinc se encuentra principalmente en los cereales fortificados, las carnes rojas, los huevos, las aves y ciertos mariscos como las ostras. Es un componente de numerosas enzimas y proteínas y participa en la regulación de la expresión génica. El zinc es un oligoelemento esencial con funciones en aproximadamente 300 reacciones enzimáticas diferentes; por lo tanto, forma parte de casi todas las vías bioquímicas y procesos fisiológicos. Más del 90 por ciento del zinc del organismo se almacena en los huesos y músculos, pero se puede encontrar en prácticamente todos los tejidos corporales. Se afirma que el zinc favorece la cicatrización y el sistema inmunitario, y la salud de la glándula prostática. Dado que el zinc participa en una gran cantidad de procesos enzimáticos, se ha comprobado que contribuye a una amplia variedad de funciones como la digestión, la producción de energía, el crecimiento, la reparación celular, la síntesis del colágeno, el fortalecimiento de los huesos, la función cognitiva y el metabolismo de los hidratos de carbono.*

Tiamina (vitamina B1): 6.5 mg
La vitamina B1 es hidrosoluble y contribuye al procesamiento de los carbohidratos, las grasas y las proteínas. Todas las células necesitan vitamina B1 para producir niveles normales del combustible con el que funciona el organismo: el trifosfato de adenosina (ATP). La vitamina B1 favorece la actividad de las células nerviosas y cumple una función importante en el metabolismo de los carbohidratos. También ayuda a mantener la salud del sistema nervioso al estimular la producción de los neurotransmisores acetilcolina y ácido gamma-aminobutírico (GABA).*

Lipasa: 5 mg
La lipasa es una enzima que metaboliza la grasa utilizada por el cuerpo para descomponer las grasas alimentarias y convertirlas en una forma absorbible. La lipasa, como la lipasa pancreática humana, favorece la conversión normal de los sustratos de triglicéridos, que se encuentran en los aceites de los alimentos, a monoglicéridos y ácidos grasos libres. Algunas lipasas también actúan en los espacios internos de las células vivas para estimular la degradación normal de los lípidos.

Boro (citrato): 2 mg
El boro es un mineral que se encuentra en niveles altos en los alimentos de origen vegetal como las frutas secas, los frutos secos de cáscara, las hortalizas de hojas verde oscuro, el puré de manzana, el jugo de uva, las arvejas y los frijoles secos cocidos. También se encuentra en la mayoría de los tejidos, pero principalmente en los huesos, el bazo y la tiroides. El boro contribuye al metabolismo normal de hormonas y huesos y a la capacidad del organismo para formar y mantener huesos saludables. También lo ayuda a retener calcio y magnesio para promover una mineralización ósea adecuada. El boro es un cofactor esencial en la conversión de la vitamina D en su forma activa. Favorece el mantenimiento de membranas celulares saludables, el funcionamiento y la agilidad mental óptimos y ayuda a mantener niveles normales de estrógeno sérico y calcio ionizado.*

Manganeso (gluconato): .5 mg
El manganeso es un mineral que se encuentra en grandes cantidades tanto en los animales como en las plantas. Las fuentes alimentarias más importantes de manganeso incluyen los cereales integrales, los frutos secos, las verduras de hoja y los tés. El manganeso se concentra en el salvado de los granos, el cual normalmente se elimina durante el procesamiento. Hay varias formas de suplementos de manganeso, entre ellas: gluconato de manganeso, sulfato de manganeso, ascorbato de manganeso y aminoácido quelato de manganeso.

Este elemento solo se encuentra en el organismo en cantidades mínimas y se deposita principalmente en los huesos, el hígado, los riñones y el páncreas. El manganeso contribuye a la formación del tejido conectivo, los huesos, los factores de coagulación sanguínea y las hormonas sexuales. Estimula el metabolismo de grasas y carbohidratos, la absorción del calcio y la regulación del azúcar en sangre, y también favorece la salud del cerebro y de los nervios.*

El manganeso puede facilitar el uso de nutrientes como la biotina, la tiamina, el ácido ascórbico y la colina.

Vitamina A (1 y 20% de betacaroteno): 657 mcg EAR
La vitamina A es liposoluble. Entre las fuentes de vitamina A se encuentran las vísceras (hígado y riñón), la yema de huevo, la mantequilla, el jugo de zanahoria, la calabaza, la batata, la espinaca, el durazno, los productos lácteos fortificados y el aceite de hígado de bacalao. La vitamina A es también parte de una familia de compuestos que incluyen el retinol, el retinal y el betacaroteno. El betacaroteno, también llamado provitamina A, puede convertirse en vitamina A cuando se requieren cantidades adicionales. Todos los tejidos del organismo necesitan vitamina A para su crecimiento y reparación. La vitamina A es beneficiosa para la vista, el crecimiento normal de los huesos, la defensa antioxidante y la salud del sistema inmunitario.* 

La ingesta diaria de betacaroteno junto con vitamina C, vitamina E y zinc puede favorecer la salud ocular. *

Folato [como sal glucosamina de ácido (6S)-5-metiltetrahidrofólico, Quatrefolic® †]: 486 mcg EDF
El ácido fólico se encuentra principalmente en las frutas y las verduras. Sus mejores fuentes son las verduras de hoja oscura, las naranjas, el jugo de naranja, los frijoles y la levadura de cerveza. El ácido fólico refuerza los beneficios de los suplementos de vitamina B12. Estas dos vitaminas B actúan conjuntamente para mantener niveles normales de glóbulos rojos. El ácido fólico contribuye a la utilización de los aminoácidos y las proteínas y a la producción del material para la síntesis del ADN y el ARN, necesaria para todas las funciones corporales. Los estudios científicos han demostrado que cuando actúa en conjunto con el ácido fólico puede favorecer los niveles normales de homocisteína, lo que favorece la salud de los sistemas cardiovascular y nervioso.* 

Quatrefolic® es la sal glucosamina de (6S)-5-metiltetrahidrofolato, la forma de folato más activa ya que es estructuralmente análoga a la forma reducida y activa del ácido fólico. Dado que esta forma se encuentra presente en el organismo de forma natural, su biodisponibilidad para las actividades biológicas es mucho mayor sin necesidad de que sea metabolizada.*

Quatrefolic® es una marca registrada de Gnosis S.p.A., y está protegida por la patente 7,947,662 de Estados Unidos.

Cromo (arginato, nicotinato, picolinato): 228 mcg
El cromo se encuentra en algunos cereales, en la carne, las aves, la levadura de cerveza, el brócoli, la ciruela pasa, los hongos, el pescado y la cerveza. El cromo es un oligoelemento esencial que facilita el metabolismo normal de la glucosa y la regulación de la concentración de insulina, y ayuda a mantener niveles saludables de colesterol en sangre y de otras grasas. El cromo se combina en el organismo para formar lo que se llama factor de tolerancia a la glucosa o GTF, que ayuda en la regulación de los niveles de azúcar en sangre. Mucha gente en la industria del control del peso considera el cromo un mineral integral para el mantenimiento del peso. *

Biotina: 225 mcg
La biotina es una vitamina B hidrosoluble que actúa como coenzima en el metabolismo normal de proteínas, grasas y carbohidratos. La biotina se puede encontrar en la yema de huevo, el maní, el hígado vacuno, la leche, los cereales, las almendras y la levadura de cerveza. Contribuye al crecimiento saludable de las células, a la producción normal de ácidos grasos y al metabolismo de grasas y aminoácidos, y participa en el ciclo del ácido cítrico que es el proceso en el que se genera energía durante el ejercicio. La biotina ayuda a mantener estable el nivel de azúcar en sangre y se suele recomendar para el fortalecimiento del cabello y de las uñas.*

También favorece varias conversiones químicas metabólicas. Los adultos de edad avanzada obtienen la energía que necesitan de los alimentos mediante el metabolismo, que consiste en las reacciones químicas de las células para convertir el combustible proveniente de los alimentos en la energía necesaria para todas las actividades, desde el movimiento hasta el pensamiento.*

Vitamina D3 (colecalciferol): 140 mcg (5600 IU)
Los seres humanos pueden obtener vitamina D principalmente con la exposición frecuente a la luz solar. Las fuentes alimenticias de la vitamina D son la leche fortificada con vitamina D (100 UI por taza), el aceite de hígado de bacalao y los pescados grasos como el salmón. También se encuentra en pequeñas cantidades en la yema de huevo y el hígado. La vitamina D estimula la absorción de calcio y fósforo y la producción de varias proteínas que participan en la absorción y almacenamiento del calcio, y actúa conjuntamente con el calcio para fortalecer los huesos. Estimula el transporte activo del calcio de los osteoblastos al fluido extracelular; en los riñones facilita la reabsorción tubular renal del calcio y el fosfato. También favorece la absorción del calcio de los alimentos y la absorción de fosfato en el epitelio intestinal, además de estimular el crecimiento y reparación de los tejidos y la salud general de la piel.* 

La vitamina D favorece la actividad del cerebro y ayuda a mantener niveles normales de glutatión, lo que contribuye a la desintoxicación del organismo. Además de fortalecer los huesos, la vitamina D aumenta la fuerza muscular y favorece la actividad neuromuscular.*

Cobre (gluconato): 100 mcg
Las fuentes alimenticias más ricas en cobre se encuentran en las vísceras, los mariscos, los frutos secos, las semillas, los cereales de salvado de trigo, los productos de grano integral y los productos con cacao. Es probable que el cobre tenga algunas propiedades antioxidantes y que participe como componente de las enzimas en el metabolismo del hierro. Es un oligoelemento esencial, que favorece el desarrollo normal de los bebés, el transporte del hierro, la fortaleza ósea, el metabolismo del colesterol, la contractilidad del miocardio, el metabolismo de la glucosa, el desarrollo cerebral y las funciones inmunitarias.*

Yodo (yoduro de potasio): 100 mcg
El yodo se encuentra en la mayoría de los mariscos y en la sal yodada. Este oligoelemento también participa en más de cien sistemas enzimáticos como la producción de energía, la función nerviosa y el crecimiento de la piel y el cabello. Una de las funciones principales del yodo es estimular la tiroides para que produzca hormonas tiroideas, tiroxina y triyodotironina, que contribuyen a regular el metabolismo.*

Vitamina K2 (menaquinona-7, 45 mg): 45 mcg
La vitamina K es una vitamina liposoluble que se encuentra en la carne, los huevos, los productos lácteos y el natto. Aunque es liposoluble, el organismo almacena muy pocas cantidades de vitamina K2, por lo que sus reservas se agotan rápidamente si no se incluye en la ingesta dietética diaria. La vitamina K2 natural, conocida también como menaquinona-7 (MK-7), es la forma más biodisponible de la vitamina K2 y tiene el período de semidesintegración más largo en la sangre de cualquier tipo de vitamina K. El alimento japonés natto es principalmente rico en menaquinona-7 (MK-7). Los estudios sobre el consumo de natto en Japón han demostrado que la menaquinona-7 contribuye a la salud ósea y cardiovascular. La correlación entre la vitamina K y la salud cardiovascular y ósea está basada directamente en la utilización apropiada del calcio, donde la metabolización adecuada del calcio mantiene la salud arterial y ósea. Esto se denomina con frecuencia la paradoja del calcio*, que en términos sencillos consiste en transportar el calcio al lugar correcto, es decir a las estructuras óseas en vez de a las paredes de los vasos sanguíneos arteriales. Estos procesos están subordinados a la síntesis de las proteínas dependientes de la vitamina K, la osteocalcina y la proteína GLA (ácido gammalinolénico) de la matriz, en un proceso llamado carboxilación. La carboxilación de estas proteínas es la fase postraslacional; es decir, la osteocalcina y la proteína GLA de la matriz se transfieren desde sus respectivos ARN mensajeros para después ser transformadas por las enzimas a las formas activas. Estas formas carboxiladas contribuyen a la retención y a la liberación del calcio, reacción que es esencial para la utilización óptima y saludable del calcio. La vitamina K2 promueve la síntesis de las proteínas relacionadas con la utilización del calcio, ayudando así a la retención ósea y a la salud arterial. A pesar de que la vitamina D favorece la regulación y la síntesis de la osteocalcina, la capacidad de retener minerales de esta proteína requiere carboxilación dependiente de la vitamina K, la cual se considera beneficiosa en la mineralización ósea normal. La proteína GAS6 es dependiente de la vitamina K, y se encuentra en todo el sistema nervioso, en el corazón, los pulmones, el estómago, los riñones y los cartílagos. Aunque no se ha determinado exactamente cómo actúa, parece contribuir a la salud celular.*

Molibdeno (molibdato de sodio): 25 mcg
El molibdeno es un oligoelemento esencial que actúa en la descomposición normal de proteínas y de otras sustancias en el organismo, y contribuye al buen funcionamiento de las enzimas. Se almacena en el cuerpo, principalmente en el hígado, los riñones, las glándulas y los huesos. Las fuentes alimenticias de este mineral incluyen el queso, los cereales, las legumbres, los frutos secos, las hortalizas de hojas y las vísceras. También se puede encontrar en el agua. *

Selenio (metionina): 20 mcg
Las mejores fuentes alimenticias de selenio son los frutos secos, los cereales integrales, el arroz integral, el germen de trigo y los mariscos. En el organismo, el selenio forma parte de una enzima antioxidante llamada glutatión peroxidasa, y además estimula el crecimiento y controla la utilización del yodo para contribuir al funcionamiento de la tiroides. El selenio también refuerza el efecto antioxidante de la vitamina E y muchas veces se agrega a suplementos de vitamina E. Como parte del antioxidante glutatión peroxidasa, el selenio tiene una influencia directa en la capacidad del organismo para proteger las células contra los efectos de los radicales libres.*

Vitamina B12 (metilcobalamina): 11 mcg
La vitamina B12 (cobalamina) se encuentra en forma natural en productos de origen animal, especialmente las vísceras como el hígado, y en pequeñas cantidades en el maní y los productos de soya fermentados como el miso y el tempeh. Es fundamental que los vegetarianos tomen un suplemento de vitamina B12 para mantener la salud en estado óptimo. La vitamina B12, cuando se ingiere, se almacena en el hígado y otros tejidos para ser utilizada posteriormente. Favorece el mantenimiento de las células, especialmente las del sistema nervioso, la médula ósea y el tracto intestinal, y contribuye al metabolismo normal de la homocisteína (un aminoácido que se produce en el organismo). Mantener niveles normales de homocisteína es importante para la salud cardiovascular. El folato y la vitamina B12, en su forma activa de coenzima, ayudan a mantener los niveles necesarios de homocisteína en la sangre. 

La metilcobalamina es una de las formas naturales de la vitamina B12 que se encuentran en el cuerpo humano. El hígado debe convertir la cianocobalamina, la forma de B12 más comúnmente usada en los suplementos, en metilcobalamina antes de que el cuerpo la pueda utilizar; la metilcobalamina es más efectiva que las formas no activas de la vitamina B12. La metilcobalamina participa en la formación del SAMe (S-adenosilmetionina), un nutriente con la capacidad de mejorar el estado de ánimo.*

La vitamina B12 también contribuye a la conversión normal de los compuestos que contienen azufre en glutatión, un poderoso antioxidante en el organismo.*

Estudios científicos que respaldan el uso de Isotonix Essentials™ Anti-Edad

  • Adorini L. Immunomodulatory effects of vitamin D receptor ligands in autoimmune diseases. International Immunopharmacology. 2(7):1017-1028, 2002.
  • American Journal of Epidemiology. 168(8):915-24, 2008. Deluca H et al. Vitamin D: its role and uses in immunology. FASEB Journal. 15(14):2579-2585, 2001.
  • Anderson RA, Bryden NA, Polansky MM. Lack of toxicity of chromium chloride and chromium picolinate in rats. J Amer Coll Nutr. 1997; 16:273-279.
  • Anderson RA. Chromium, glucose intolerance and diabetes. J Amer Coll Nutr. 1998; 17:548-555.
  • Anderson RA. Effects of chromium on body composition and weight loss. Nutr Rev. 1998; 56:266-270.
  • Argiles A et al. Blood pressure is correlated with vitamin D(3) serum levels in dialysis patients. Blood Purification. 20(4):370-375, 2002.
  • Bartlett, H. and Eperjesi, F. Age-related macular degeneration and nutritional supplementation: a review of randomized controlled trials. Ophthalmic & Physiological Optics. 23(5): 383-399, 2003.
  • Bekner K. The vitamin K-dependent carboxylase. Journal of Nutrition. 130(8):1877-1880, 2000.
  • Binkley N et al. Vitamin K nutrition and osteoporosis. Journal of Nutrition. 125(7):1812-1821, 1995.
  • Bischoff-Ferrari Het al. Fracture prevention with vitamin D supplementation: a meta-analysis of randomized controlled trials. JAMA. 293(18):2257-2264, 2005.
  • Blackmore K et al. Vitamin D from dietary intake and sunlight exposure and the risk of hormone-receptor-defined breast cancer.
  • Bohmer T, Rynding A, Solberg HE. Carnitine levels in human serum in health and disease. Clin Chim Acta. 1974; 57:55-61.
  • Brevetti G, Chiarello M, Ferulano G, et al. Increases in walking distance in patients with peripheral vascular disease: a double-blind, cross-over study. Circul. 1988; 77:767-773.
  • Burton G et al. Vitamin E: Antioxidant activity, biokinetics, and bioavailability. Annual Review Nutrition. 10:357-382, 1992.
  • Cantorna M et al. Mounting evidence for vitamin D as an environmental factor affecting autoimmune disease prevalence. Experimental Biology and Medicine (Maywood). 229(11):1136-1142, 2004.
  • Cantorna M. Vitamin D and autoimmunity: is vitamin D status an environmental factor affecting autoimmune disease prevalence? Society for Experimental Biology and Medicine. 223:230-233, 2000.
  • Cerulli J, Grabe DW, Gauthier I, et al. Chromium picolinate toxicity. Ann Pharmacother. 1998; 32:428-431.
  • Chapuy M et al. Vitamin D3 and calcium to prevent hip fractures in the elderly women. New England Journal of Medicine. 327(23):1637-1642, 1992.
  • Chlebowski R et al. Vitamin K in the treatment of cancer. Cancer Treatment Review. 12:49-63, 1985.
  • Crane FL, Sun IL, Sun EE. The essential functions of coenzyme Q. Clin Investig. 1993; 71(Suppl):S55-S59.
  • Deluca H et al. Vitamin D: its role and uses in immunology. FASEB Journal. 15(14):2579-2585, 2001.
  • Dietary Reference Intakes for Vitamin C, Vitamin E, Selenium and Carotenoids. Washington, D.C.: National Academy Press; 2000.
  • Dietrich, T., et al. Association between Serum Concentrations of 25-Hydroxyvitamin D and Gingival Inflammation. American Journal of Clinical Nutrition. 82: 575 – 580, 2005.
  • Etten, E., et al. 1,25-Dihydroxycholecalciferol: Endocrinology Meets the Immune System. Proceedings of the Nutrition Society. 61: 375-380, 2002.
  • Folkers K, Mortensen SA, Littarru GP, Yamagami T, Lenaz G, eds. The biochemical and clinical aspects of coenzyme Q. Clin Investig. 1993; 71(Suppl):S51-S178.
  • Folkers K, Vadhanavikit S, Mortensen SA. Biochemical rationale and myocardial tissue data on the protective therapy of cardiomyopathy with coenzyme Q10. Proc Natl Acad Sci USA. 1985; 82:901-904.
  • Frei B et al. Ascorbate is an outstanding antioxidant in human blood plasma. Proceedings of the National Academy of Sciences USA. 86(16):6377-6381, 1989.
  • Garber, A. K., et al. Comparison of phylloquinone bioavailability from food sources or a supplement in human subjects. Journal of Nutrition. 129(6):1201-1203, 1999.
  • Garland C et al. The role of vitamin D in cancer prevention. American Journal of Public Health. 96(2):252-61, 2006. 
  • Giovannucci E et al. Prospective study of predictors of vitamin D status and cancer incidence and mortality in men. Journal of the National Cancer Institute. 98(7):451-459, 2006.
  • Gorham E et al. Vitamin D and prevention of colorectal cancer. Journal Steroid Biochemistry and Molecular Biology. 97(1-2):179-94, 2005.
  • Grant W and Holick M. Benefits and requirements of vitamin D for optimal health. Alternative Medicine Review. 10:94-111, 2005.
  • Grant W et al. Reviews: A critical review of studies on vitamin D in relation to colorectal cancer. Nutrition and Cancer. 48(2):115-123, 2004.
  • Guirguis-Blake J et al. Oral vitamin D3 decreases fracture risk in the elderly. Journal of Family Practice. 52(6):431-435, 2003.
  • Gundberg C et al. Vitamin K status and bone health: an analysis of methods for determination under carboxylated osteocalcin. Journal of Clinical Endocrinology and Metabolism. 83(9):3258-3266, 1998.
  • Haase H, Mocchegiani E, Rink L. Correlation between zinc status and immune function in the elderly. Biogerontology. 7(5-6):421-8., 2006. Review. 
  • Haase H, Rink L. The immune system and the impact of zinc during aging. Immun Ageing. 12;6:9, 2009. 
  • Habu D et al. Role of vitamin K2 in the development of hepatocellular carcinoma in women with viral cirrhosis of the liver. JAMA. 292(3):358-361, 2004.
  • Hall, S. and Greendale, G. The Relation of Dietary Vitamin C Intake to Bone Mineral Density: Results from the PEPI Study. Calcified Tissue International. 63: 183-189, 1998.
  • Harris D et al. Vitamin D and colon carcinogenesis. Journal of Nutrition. 134(12):3463S-3471S, 2004.
  • Hayes C et al. The immunological functions of the vitamin D endocrine system. Cellular and Molecular Biology. 49(2):277-300, 2003.
  • Henning S et al. Glutathione blood levels and other oxidant defense indexes in men fed diets low in vitamin C. Journal of Nutrition. 121:169-175, 1991.
  • Hidaka T et al. Treatment for patients with postmenopausal osteoporosis who have been placed on HRT and show a decrease in bone mineral density: effects of concomitant administration of vitamin K(2). Journal of Bone and Mineral Metabolism. 20(4):235-239, 2002.
  • High KP et al. Nutritional strategies to boost immunity and prevent infection in elderly individuals. Clin Infect Dis. 33(11):1892-900,2001.
  • Hildebolt CF1. Effect of vitamin D and calcium on periodontitis. J Periodontol. 76(9):1576-87, 2005. 
  • Hiruma Y et al. Vitamin K(2) and geranylgeraniol, its side chain component, inhibited osteoclast formation in a different manner. Biochemical Biophysical Research Communications. 314(1):24-30, 2004.
  • Hitomi M et al. Antitumor effects of vitamins K1, K2 and K3 on hepatocellular carcinoma in vitro and in vivo. International Journal of Oncology. 26(3):713-720, 2005.
  • Holick, M. Resurrection of Vitamin D Deficiency and Rickets. Journal of Clinical Investigation. 116: 2062-2072, 2006.
  • Holick, M. Vitamin D: Importance in the Prevention of Cancers, Type 1 Diabetes, Heart Disease, and Osteoporosis. American Journal of Clinical Nutrition. 79: 362 – 371, 2004.
  • Holick, M. Vitamin D: Its role in cancer prevention and treatment. Progress in Biophysics and Molecular Biology. 92(1):49-59, 2006.
  • Hulisz D. Efficacy of zinc against common cold viruses: an overview. J Am Pharm Assoc. 44:594-603, 2004. 
  • International Symposium on the Health Effects of Dietary Chromium. J Trace Elem Exp Med. 1999; 12:53-169.
  • Iwamoto J et al. Effects of vitamin K2 on osteoporosis. Current Pharmaceutical Design. 10(21):2557-2576, 2004.
  • Iwamoto J et al. Treatment with vitamin D3 and/or vitamin K2 for postmenopausal osteoporosis. The Keio Journal of Medicine. 2003 Sep;52(3):147-50. Review. · Neogi, T., et al. Low vitamin K status is associated with osteoarthritis in the hand and knee. Arthritis and Rheumatism. 54(4):1255-1261, 2006.
  • Johnston C et al. Vitamin C elevates red blood cell glutathione in healthy adults. American Journal of Clinical Nutrition. 58(1):103-105, 1993.
  • Kaats GR, Blum K, Fisher JA, Adelman JA. Effects of chromium picolinate supplementation on body composition: a randomized, double-masked, placebo-controlled study. Curr Therap Res. 1996; 57:747-756.
  • Kameda T et al. Vitamin K2 inhibits osteoclastic bone resorption by inducing osteoclast apoptosis. Biochemical and Biophysical Research Communications. 220(3):515-519, 1996.
  • Kirsch M et al. Ascorbate is a potent antioxidant against peroxynitrite-induced oxidation reactions. Evidence that ascorbate acts by re-reducing substrate radicals produced by peroxynitrite. J Biol Chem. 275(22):16702-16708, 2000.
  • Knapen M et al. Vitamin K2 supplementation improves hip bone geometry and bone strength indices in postmenopausal women. Osteoporosis International. 18(7):963-72, 2007.
  • Kristal-Boneh E et al. Association of calcitriol and blood pressure in normotensive men. Hypertension. 30(5):1289-1294, 1997.
  • Leggott, P., et al. Effects of Ascorbic Acid Depletion and Supplementation on Periodontal Health and Subgingival Microflora in Humans. Journal of Dental Research. 70: 1531-1536, 1991.
  • Lenton, Kevin J., et al. Vitamin C Augments Lymphocyte Glutathione in Subjects with Ascorbate Deficiency. American Journal of Clinical Nutrition. 77: 189 – 195, 2003.
  • Li Y et al. 1,25-Dihydroxyvitamin D(3) is a negative endocrine regulator of the renin-angiotensin system. Journal of Clinical Investigation. 110(2):229-238, 2002.
  • Li Y et al. Vitamin D regulation of the renin-angiotensin system. Journal of Cell Biochemistry. 88(2):327-331, 2003.
  • Li Y et al. Vitamin D: a negative endocrine regulator of the renin-angiotensin system and blood pressure. Journal of Steroid Biochemistry and Molecular Biology. 89-90(1-5):387-392, 2004.
  • Matsuda, T. and Toda, T. Effects of Vitamin B6 on Dental Caries in Rats. Journal of Dental Research. 46(6): 1460-1464, 1967. 
  • McCusker MM et al. An eye on nutrition: The role of vitamins, essential fatty acids, and antioxidants in age-related macular degeneration, dry eye syndrome, and cataract. Clin Dermatol. 34(2):276-85, 2016. 
  • Merz W. Chromium in human nutrition: a review. J Nutr. 1993; 123:626-633.
  • Nelsestuen G et al. Vitamin K-dependent proteins. Vitamins and Hormones. 58:355-389, 2000.
  • Nimptsch K et al. Dietary intake of vitamin K and risk of prostate cancer in the Heidelberg cohort of the European Prospective Investigation into Cancer and Nutrition. American Journal of Clinical Nutrition. 87:985-992, 2008.
  • Nouso K et al. Regression of hepatocellular carcinoma during vitamin K administration. World Journal of Gastroenterology. 11(42):6722-6724, 2005.
  • Outila, T., et al. Vitamin D Status Affects Serum Parathyroid Hormone Concentrations during Winter in Female Adolescents: Associations with Forearm Bone Mineral Density. American Journal of Clinical Nutrition. 74: 206 – 210, 2001.
  • Pfeifer M et al. Effects of a short-term vitamin D(3) and calcium supplementation on blood pressure and parathyroid hormone levels in elderly women. Journal of Clinical Endocrinology and Metabolism. 86(4):1633-1637, 2001.
  • Price P. Role of vitamin K-dependent proteins in bone metabolism. Annual Review of Nutrition. 8:565-583, 1988.
  • Prockup LD, Engel WK, Shug AL. Nearly fatal muscle carnitine deficiency with full recovery after replacement therapy. Neurol. 1983; 33:1629-1631.
  • Pussinen, P., et al. Periodontitis Is Associated with a Low Concentration of Vitamin C in Plasma. Clinical and Vaccine Immunology. 10(5): 897 – 902, 2003.
  • Qing Shi, H., et al. Host Nutritional Selenium Status as a Driving Force for Influenza Virus Mutations. The Federation of American Societies for Experimental Biology. Express Article published online, 2001.
  • Rahman, J., et al. Effects of Zinc Supplementation as Adjunct Therapy on the Systemic Immune Responses in Shigellosis. American Journal of Clinical Nutrition. 81: 495 – 502, 2005.
  • Rasmussen HM1, Johnson EJ. Nutrients for the aging eye. Clin Interv Aging. 8:741-8, 2013.
  • Rebouche CJ, Paulson DJ. Carnitine metabolism and function in humans. Ann Rev Nutr. 1986; 6:41-68.
  • Rebouche CJ. Carnitine function and requirements during the life cycle. FASEB J. 1992; 6:3379-3386.
  • Rink, L. and Kirchner, H. Zinc-Altered Immune Function and Cytokine Production. Journal of Nutrition. 130: 1407S-1411S, 2000.
  • Sasazuki, S., et al. Effect of Vitamin C on Common Cold: Randomized Controlled Trial. European Journal of Clinical Nutrition. 60: 9-17, 2006.
  • Schaafsma, A., et al. Vitamin D3 and vitamin K1 supplementation of Dutch postmenopausal women with normal and low bone mineral densities: effects on serum 25-hydroxyvitamin D and carboxylated osteocalcin. European Journal of Clinical Nutrition. 54:626-631, 2000.
  • Schleithoff S et al. Vitamin D supplementation improves cytokine profiles in patients with congestive heart failure: a double-blind, randomized, placebo-controlled trial. American Journal of Clinical Nutrition. 83(4):754-759, 2006.
  • Shearer M. Role of vitamin K and Gla proteins in the pathophysiology of osteoporosis and vascular calcification. Current Opinion in Clinical Nutrition and Metabolic Care. 3(6):433-438, 2000.
  • Shiraki, M., et al. Vitamin K2 (menatetrenone) effectively prevents fractures and sustains lumbar bone mineral density in osteoporosis. Journal of Bone & Mineral Research. 15:515-522, 2000.
  • Sigmund C. Regulation of renin expression and blood pressure by vitamin D(3). Journal of Clinical Investigation. 110(2):155-156, 2002.
  • Slyshenkov V et al. Pantothenic acid and pantothenol increase biosynthesis of glutathione by boosting cell energetics. FEBS Lett. 569(1-3):169-172, 2004.
  • Speetjens JK, Collins RA, Vincent JB, Woski SA. The nutritional supplement chromium (III) tris (picolinate) cleaves DNA. Chem Res Toxicol. 1999; 12:483-487.
  • Taira H et al. Menatetrenone (vitamin K2) acts directly on circulating human osteoclast precursors. Calcified Tissue International. 73(1):78-85, 2003.
  • Tan AG et al. Serum homocysteine, vitamin B12, and folate, and the prevalence and incidence of posterior subcapsular cataract. Invest Ophthalmol Vis Sci. 56(1):216-20, 2014.
  • Trivedi Det al. Effect of four monthly oral vitamin D3 (cholecalciferol) supplementation on fractures and mortality in men and women living in the community: randomised double blind controlled trial. British Medical Journal. 326(7387):469, 2003.
  • Van den Berghe G et al. Bone turnover in prolonged critical illness: effect of vitamin D. Journal of Clinical Endocrinology and Metabolism. 88(10):4623-4632, 2003.
  • Vasquez A et al. The clinical importance of vitamin D (cholecalciferol): a paradigm shift with implications for all healthcare providers. Alternative Therapies. 10(5):28-38, 2004.
  • Villamor, E. and Fawzi, W. Effects of Vitamin A Supplementation on Immune Response and Correlation with Clinical Outcomes. Clinical Microbiology Reviews. 18: 446-464, 2005.
  • Walrand S et al. Effect of vitamin D on skeletal muscle Geriatr Psychol Neuropsychiatr Vieil. 14(2):127-134, 2016.
  • Weber P. Management of osteoporosis: is there a role for vitamin K? International Journal for Vitamin and Nutrition Research. 67(5):350-6, 1997.
  • Yokoyama T et al. Combination of vitamin K2 plus imatinib mesylate enhances induction of apoptosis in small cell lung cancer cell lines. International Journal of Oncology. 26(1):33-40, 2005.
  • Yoshida T et al. Apoptosis induction of vitamin K2 in lung carcinoma cell lines: the possibility of vitamin K2 therapy for lung cancer. International Journal of Oncology. 23(3):627-632, 2003.
  • Zitterman A et al. Low vitamin D status: a contributing factor in the pathogenesis of congestive heart failure? Journal of the American College of Cardiology. 41(1):105-112, 2003.

*Estas afirmaciones no han sido evaluadas por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés).
Estos productos no están destinados a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad.

Opiniones

En este momento no hay reseñas para este producto.